fbpx
El-arte-en-el-paisaje-volcánico-de-Lanzarote

Lanzarote: el arte en el paisaje volcánico

“Hay que convivir con la naturaleza, no destruirla”.  – César Manrique

Arte y paisaje. ¿Por qué elegir? Durante cientos de años, las fuerzas de la naturaleza han sabido trabajar la piedra, el fuego y el agua para tallar a placer las montañas y valles de una Isla salida de otro mundo. Por algo la isla de Lanzarote es Reserva de la Biosfera.

Ante tal majestuosidad, los artistas y autóctonos de Lanzarote lo tuvieron claro: hay que convivir con la naturaleza, no destruirla. 

Un lema reforzado durante el siglo pasado por creadores como César Manrique y que, aún hoy, marcan el ecologismo y la sostenibilidad con la que se mantiene el turismo que llega hasta la Isla.

La huella imborrable de Manrique

Hablar de Lanzarote es nombrar a César Manrique. Durante su vida, este artista conejero impulsó múltiples proyectos artísticos. Todos ellos de carácter espacial y paisajístico, y dirigidos  a poner en valor el paisaje y los atractivos naturales de la Isla.

De entre todas sus creaciones, las que más orgullo producen a los isleños son la Cueva de los Verdes y Jameos del Agua. 

Jameos del Agua es la primera entre las grandes obras de César Manrique en Lanzarote. El artista empleó un tubo volcánico colapsado en el espacio geológico de Haría para crear una construcción que representaría la simbiosis entre hombre y naturaleza de la que presume la Isla.

La Cueva de los Verdes también se sitúa en Haría, al norte de Lanzarote. Este túnel formado por el Volcán de la Corona es uno de los más extensos del planeta. 

La creatividad e iluminación que aportaron César Manrique y Jesús Soto a la prueba sorprende al incrementar la belleza natural del cromatismo de la piedra.

Pero, la labor de este artista no se limitó a los grandes trabajos. También es posible encontrar esculturas de César Manrique por Lanzarote. Aunque no es el único, el proyecto más reconocido del escultor es el llamado “Juguetes del Viento”. 

Realizados de forma póstuma, estos móviles compuestos por esferas, círculos y pirámides se han ido repartiendo por múltiples lugares estratégicos de la Isla en sustitución de los desaparecidos molinos de viento.

Para saber más acerca de las creaciones y el talento que se escondía tras este genio, puedes visitar la Casa Museo César Manrique

Un atractivo turístico por representar la forma de vida tradicional de la Isla, además de permitir a los visitantes echar un vistazo a las estancias en las que el pintor vivió los últimos años se su vida.

El hermoso misterio de la noche conejera

El carácter puro de los rincones y espacios exteriores de Lanzarote convierten a esta Isla en un lugar perfecto para disfrutar de los secretos del manto nocturno. 

Su calidad para el astroturismo se demuestra en la consideración que reciben sus cielos de ser los más limpios y claros de Europa. 

Durante tus vacaciones en la Isla te recomendamos que disfrutes de la noche, levantes la mirada y eches un vistazo a los astros celestiales. 

El mejor lugar para ver estrellas en Lanzarote se encuentra en las Peñas del Chache. Con sus 670 metros es el pico más alto de la Isla. Desde allí se puede observar la región más deslumbrante de la Vía Láctea en las noches sin luna. Será mejor que no te olvides de llevar los prismáticos.

“Duda que ardan las estrellas, duda que se mueva el sol, duda que haya verdad, mas no dudes de mi amor”. – Hamlet. Act. 2. Escena 2.

La mística aridez del Timanfaya

El Parque Nacional del Timanfaya es la principal atracción natural de Lanzarote. Su extensión de 51 kilómetros cuadrados cubre desde volcanes hasta acantilados, dando como resultado una estampa única por la que Isla es conocida en todo el mundo.

En las Montañas del Fuego puedes adentrarte en el mundo volcánico que da vida todo lo que puedes ver a tu alrededor. 

Puedes disfrutar de la ruta de los volcanes e, incluso, de una demostración de la actividad geotérmica que se mantiene en la Isla. 

Hablamos, por supuesto, de los famosos Géiseres que demuestran el calor que emana de la tierra.

Si prefieres la costa, no te olvides de pasar por los acantilados de los Hervideros. Los colores del sol junto con la fuerza del agua chocando contra la piedra lo convierten en el mejor lugar para el atardecer en la Isla de Lanzarote. 

 

Recuerda:

Lanzarote es en su totalidad Reserva de la Biosfera de la UNESCO desde 1993, por lo que le pedimos que respete el entorno natural para seguir preservando su belleza. 

¡Nos vemos en el camino!