Lanzarote-un-destino-sostenible

Lanzarote, un destino sostenible

La protección del medio ambiente frente a los intereses económicos y particulares es lo que diferencia a Lanzarote como destino sostenible.

En la década de los 60, el Cabildo de la isla ya tenía esta idea muy clara. El modelo  turístico tenía que ser respetuoso con el entorno. El objetivo era poner en valor los diamantes en bruto de Lanzarote, no transformarlos.

Esta atípica visión vio sus frutos y consiguió hacerse realidad. Todo gracias a la colaboración de un artista de renombre internacional y natal del municipio de Arrecife: César Manrique.

Por sus manos, pasaron desde los Jameos del Agua hasta el Parque Nacional de Timanfaya. Un trabajo extraordinario y meticuloso, que solo alguien que ha crecido entre sus montañas, podía realizar.

El reconocimiento internacional de la singularidad de Lanzarote llegaría en 1993. En su conjunto, la Isla fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Sin duda, un impulso muy importante que contribuyó a ser lo que es hoy: un destino turístico sostenible. Un título pionero y mundialmente reconocido por el Consejo Global de Turismo Sostenible (GSTC).

Por un futuro renovable

En Lanzarote tienen muy claro que, hablar de futuro y sostenibilidad, sin mencionar las energías renovables, es inconcebible. Como resultado, el Cabildo ha impulsado diferentes proyectos por toda la isla.

Con la mirada puesta en 2038, se busca que el 73% de la energía consumida en Lanzarote sea limpia. Logrando esta autosuficiencia energética, también se conseguiría eliminar la huella de carbono.

Entre las muchas iniciativas destacamos:

La construcción respetuosa de los parques eólicos de Punta Grande y Teguise, entre otros.

La concesión de subvenciones para el ahorro y la eficiencia energética y del ciclo integral del agua en Ayuntamientos, edificios públicos y particulares.

La creación de una plataforma única para que los siete municipios de la isla mejoren la eficacia de sus servicios públicos de limpieza, recogida de residuos e iluminación.

La concienciación ciudadana

En Lanzarote, la concienciación sobre la protección de la naturaleza no solo reside en sus instituciones públicas. La ciudadanía también es partícipe, y si no que se lo pregunten a César Manrique.

Un presente y futuro eco solo es posible si todas las personas implicadas contribuyen en la conservación de este destino sostenible. Por esta razón, el Cabildo de Lanzarote lleva a cabo desde hace varios años diferentes proyectos de concienciación ciudadana.

Lanzarote Recicla, es un claro ejemplo. A través de esta plataforma, se ofrecen recursos para que locales y visitantes cuiden de un entorno único en el mundo. Destacamos la guía de cómo vivir en una Reserva de la Biosfera o el manual para aprender a realizar el compostaje desde casa.

A nivel educativo, Recicole, enseña de forma práctica las 3R’s: reducir, reutilizar y reciclar.

No es ningún secreto que los jóvenes de hoy serán los adultos del mañana.  Por eso, es muy importante sembrar en ellos la voluntad por querer preservar las características que hacen extraordinaria a Lanzarote.

Plástico cero

Cuando uno pasea por las costas y parques de Lanzarote se da cuenta de que la intrusión del plástico es casi inexistente. Esto es posible gracias a la gran labor llevada a cabo por sus habitantes.

En la isla de los volcanes, tienen claro que este material es el mayor enemigo de su apreciado Océano Atlántico. Como consecuencia, nació «Plástico Cero» . Una plataforma destinada a la observación, análisis y cuidado de las zonas costeras. La limpieza de playas o la realización de campañas educativas han sido algunas de sus acciones en este destino sostenible.

En la misma línea, los Centros de Arte, Cultura y Turismo de Lanzarote han dicho adiós a los productos plásticos de un solo uso. Así, las botellas de agua tradicionales pasarán a ser de envases de acero inoxidable o reciclables.

¡Pequeños gestos que crean grandes cambios!

El valor de lo natural

Si has llegado hasta aquí, te habrás dado cuenta de la importancia que tiene lo natural en Lanzarote. En muy pocos lugares la huella del hombre es casi imperceptible.

Siguiendo ese espíritu innovador y respetuoso nace el proyecto: Lanzarote Smart Island. Ahora las nuevas tecnologías son las que jugarán un papel muy importante:

  • Visitas en guaguas turísticas, autónomas y eléctricas por la Ruta de los Volcanes.
  • Un sistema de control y protección de los puntos de inmersión de la isla, para mejorar la experiencia de buceo y el cuidado de las costas
  • Una plataforma con inteligencia artificial que facilite el acceso personalizado a todo el catálogo de productos turísticos, así como a información de interés.

Cada una de estas iniciativas, mejorará la experiencia de los visitantes y locales con tecnología puntera.

 

Disfruta de unas vacaciones inolvidables en un destino sostenible, respetuoso y único. ¡Ven a Lanzarote!