21 Bienes de Interés Cultural: Los tesoros históricos de Lanzarote

¿Sabías que Lanzarote posee 21 Bienes de Interés Cultural? Una veintena de tesoros que han sido protegidos por las autoridades e instituciones para preservar el Patrimonio de la isla. Ser conocedores de ellos, nos permite sumergirnos al completo en un lugar rebosante de rincones que descubrir e historias que conocer.

Junto con el Parque Nacional de Timanfaya o el Parque Natural del Archipiélago de Chinijo, existen muchos otros espacios con un gran valor histórico. Desde casonas antiguas que datan del siglo XVII hasta pequeños castillos medievales. 

No olvidemos que la historia de Lanzarote está marcada por piratas, volcanes de fuego y una exquisita gastronomía con el vino como protagonista. 

En este artículo haremos un recorrido por los Bienes de Interés Cultural más destacados de Lanzarote. Te recomendamos que anotes todos y cada uno de ellos para que puedas visitarlos si viajas a la isla. 

La isla de los 21 Bienes de Interés Cultural

En las Islas Canarias, en general, y en Lanzarote, en particular, existen un sinfín de espacios protegidos. También lo son las categorías: Parque Natural, Parque Nacional, Patrimonio Mundial, Patrimonio Inmaterial o como Bienes de Interés Cultural, entre otros.

Dentro de la última categoría, Lanzarote posee 21 distinciones de las cuales podemos destacar las siguientes:

  • La Villa de Teguise y el Castillo de San Gabriel como Conjunto Histórico.
  • Dieciséis monumentos entre los que destacamos la casa de Los Arroyo y el Faro de Pechiguera.
  • La Zona Arqueológica del poblado de Zonzamas.

Si accedemos a la web oficial del Gobierno de Canarias podremos encontrar la lista completa. 

Casonas antiguas del siglo XVIII: Los Arroyo y Mayor Guerra

Las casonas antiguas son un legado de gran valor patrimonial en Canarias. Nos permite conocer en profundidad cómo vivían y se relacionaban las familias más pudientes de las islas. Asimismo son una de las representaciones más valiosas de la arquitectura típica canaria.

Un claro ejemplo de ello lo encontramos en La Casa de los Arroyo, un edificio del siglo XVIII ubicado en el municipio de Arrecife. Fue declarada el 14 de marzo de 1986 con la categoría de Monumento dentro de los Bienes de Interés Cultural de Lanzarote. 

En sus inicios esta antigua casona perteneció a la familia Armas para luego pasar a ser de los Arroyo quienes acometieron varias reformas hasta adoptar su apariencia actual. A día de hoy, aquí se encuentra el Centro Científico-Cultural “Blas Cabrera”. Se trata de un homenaje al importante físico nativo de Lanzarote que falleció durante el exilio franquista.

Continuando con nuestra visita, nos dirigimos hacia San Bartolomé para conocer la Casa Mayor Guerra. En este caso, esta casa-monumento perteneció al gobernador Don Francisco Tomás Guerra Clavijo desde 1793 hasta 1808. La propiedad posee amplios patios, una galería cubierta y un imponente balcón con celosías. 

En los últimos años, la casa ha sido restaurada para recuperar y restaurar algunas zonas que habían sufrido los daños del paso del tiempo. 

Dos castillos imprescindibles de Lanzarote: San Gabriel y San José

La ubicación de Lanzarote en el mapa convirtió a la isla en uno de los lugares más frecuentados por piratas en Canarias. No había barco que no se detuviera en sus costas para reponer o para saquear. 

Desde 1571, las autoridades de aquella época buscaban estrategias para lograr proteger sus bienes y riquezas de las invasiones piratas. En aquellos años, varias fortalezas y castillos fueron construidos o ampliados. 

Entre ellos, el Castillo de San Gabriel ubicado en el islote de El Quemado. Un castillete de piedra con puente levadizo que sirvió como punto estratégico y de protección durante varios siglos. En 1972, D. Juan Brito Martín compra el castillo e inaugura un museo arqueológico con materiales de su propiedad. Actualmente, pertenece al Ayuntamiento de la ciudad.

Junto con el de San Gabriel, el Castillo de José fue otra de las importantes fortalezas marítimas que protegieron Arrecife de los ataques de piratas africanos entre los siglos XVII y XVIII. Data de 1779 y, por aquel entonces, recibió el sobrenombre de Fortaleza del Hambre debido al periodo de escasez de comida que hubo durante esa época. 

En 1976 se realizó una importante restauración de la mano de César Manrique y fue convertido en el Museo Internacional de Arte Contemporáneo.

Faro de Punta Delgada, declarado Monumento Histórico

En el punto más septentrional del archipiélago de Canarias, se encuentra uno de los faros más antiguos. Durante 155 años el Faro de Punta Delgada ha alumbrado la parte este del famoso islote de Alegranza, al norte de Lanzarote.

El también conocido como Faro de Alegranza fue construido dentro del plan de Iluminación Marítima de Canarias. Cabe destacar que fue diseñado por el ingeniero Juan de León y Castillo inspirado en el estilo neoclásico característico de la época. 

Asimismo está formado por dos edificios. Por un lado tenemos la enorme torre y, por otro lado, la caserna de una planta y 70m2. El conjunto del inmueble son Bienes de Interés Cultural de Canarias. 

Un remanso de paz y tranquilidad donde el tiempo parece alargarse unos segundos durante el ocaso. Un rincón para dar un paseo, contemplar el mar y descubrir el Parque Natural del Archipiélago de Chinijo. 

4 personas, 1 baño, piscina climatizada